martes, 20 de septiembre de 2016

Cábalas

Hoy Eltharion escribe sobre su alter ego imaginario, un tipo fanático sin remedio...

El reloj despertador lo sacó inmediatamente de un sueño con alto contenido de drama y lo trajo a la realidad. Sin embargo, a los 3 segundos que le tomó asimilar que era día de partido, quedó despierto del todo, consciente que le esperaba una serie de actos arbitrarios, ritos por sortear durante el día.

Es por ello que se afeitó, sabiendo que ya lo había hecho dos días antes y que estéticamente consideraba innecesario, No obstante tenía que hacerlo. Luego de la ducha, lo esperaban las medias, la camiseta y correa de siempre que se jugaba. La que sus compañeros identificaban inmediatamente al verlo y con seguridad permitían comentarle ¨Con quién juegan hoy?¨.

Sin mayor afán, se permitió salir a la hora de siempre y caminar hacía el trabajo, pensando que le esperaba un día pesado, pero con la seguridad de que al final de la jornada lo esperaba un buen momento. Se permitió escuchar una arenga grabada de otro momento, lo que lo llevó a esas charlas con amigos, cuyo tema central se había vuelto repetitivo en las últimas semanas, una noche futura y lo que se haría.

El día como se esperaba, transcurrió entre papeleos, instrucciones, y comentarios. La hora de salida vendría de perlas ya que no había cabeza para nada más que seguir los rituales. Llegar directo a la cancha, como siempre, encontrarse con los amigos de cancha, comer lo de siempre esperando la hora del partido, hablar sobre el rival de turno. Entrar a la hora de siempre, ubicarse de ser posible en el mismo sitio.

Finalmente llegaría el saludo previo al juego con sus amigos, una genuflexión inútil, dada su forma de ver la vida, incluso se permitió un pensamiento y un beso al cielo donde no estaba. Al final del juego habría una cena con los de siempre, celebrando que todo había salido como se esperaba, y como signo final de la jornada.

Antes de acostarse, con algo de melancolía habría de reconocer que nada de lo anterior había alterado el resultado esperado para bien o para mal, su racionalidad se lo advertía. Pero que se podía hacer, algunas cosas carecían de sentido o de realidad, sin embargo, no se podía permitir el lujo de cargar con la responsabilidad de un resultado adverso, era innegociable. Se durmió recordando el saludo al cielo negro en un marco Rojo.

_______________________________________

Un buen amigo me recuerda que el decálogo del hincha es claro: si no se respetan las cábalas, se acaba la milicia, porque puede que no sean totalmente eficaces, pero nadie se atreve a romperlas. Ni yo, ni mis amigos cercanos nos atrevemos a hacerlo, así nos llegue a doler. El fútbol y la vida se deben vivir así, con la pasión que se despierta. A ustedes y por ustedes va la historia de hoy. Gracias.

... Ya no hay frío, ya no hay vacío
La noche nos mece con su ruido...



Suerte es que les digo...

domingo, 11 de septiembre de 2016

La confesión

Si, ahora si hay que mencionar lo que se lleva en el pensamiento, y en el corazón ...

La noche se prestaba para pensar. Ligeramente fría, con un silencio apenas perturbado por las notas de una canción y de los carros que pasaban a esa hora en la madrugada de un domingo frente al balcón, y sus pensamientos, además de los problemas propios de la vida, se podrían decir que tenían un nombre y una sonrisa, o al menos el recuerdo de una sonrisa.

Puede ser que la situación iba tomando una velocidad indeseada, pero eso estaba claro y no había afán. Todo tiene un momento, incluso las relaciones, apresuradas o lentas, y así tomara más tiempo del deseado, el resultado valía la pena.

Puede ser también que confesar lo que se piensa y siente no es siempre lo mejor. Pero las distintas vueltas de la vida también enseñan que es mejor decir las cosas cuando se sienten y no guardarlas para un día cuando no quieran oírse, cuando sea demasiado tarde y se vayan como un espejismo en una sala de urgencias y vayan a parar a unos oídos vacíos y cansados  que  ya no creen.

Tal vez había que suponer que además del tiempo, también había una necesidad de espacio, esa es la mejor explicación de todo. Si personalmente se ha requerido tomarse momento y distancia para poder ver desde el burladero al reflejo de un actor en su actuación estelar, por qué no se habría de aceptar este hecho en otro reflejo? Solo era cuestión de crear el escenario perfecto para ello.

Posiblemente era todo junto, o tal vez no. Tal vez podrían existir mil razones más, al menos solo una adicional y diferente. Eso no se sabría por lo menos por esa noche mientras la canción terminaba, el silencio se volvía a adueñar de la noche, y llegaba el sueño intermitente y extrañado de una noche ligeramente fría y calmada.

Solo quedaba una certeza. No quedaban remordimientos. La vida se tiene que vivir de forma apasionada, las cosas se deben hacer con pasión, desde el trabajo que se haga a diario, la forma de llevar sus pasatiempos o la forma de vivir las cosas. Sin pasión, sin pasión mi querido y sonriente lector, es mejor no vivir. La pasión es el motor con que se debe vivir, así de simple.

Además de esta conclusión, quedaban algunas preguntas pendientes, que necesitarían de más noches de insomnio, respuestas por llegar, por encontrar, ojalá lleguen a buen puerto.

------------------------------------------------

Mientras llega un mejor desenlace a esta historia inconclusa, que Eddie y compañía traigan sus sonidos. Be sound.

...The North is to south what the clock is to time,
There´s east and there´s west and there´s everywhere life,
I know I was born and I know  thar I´ll die,
The in between is mine, 
I AM MINE!

And the feeling, it gets left behind,
All the innocence lost at one time,
Significant, behind the eyes,
There´s no need to hide...



Suerte es que les digo...

domingo, 26 de abril de 2015

Años Luz

-Pana! alégrese un poco... hoy no es un día para estar así.

Esas palabras lo sacaron de la introspección. Realmente su mente divagaba con recuerdos de un pasado no tan lejos, si acaso 3 o 4 años desde ese preciso día.

Realmente su mente no estaba en ese lugar, en ese día ni a esa hora. Su cabeza si acaso se encontraba más allá de esa noche de celebración por la culminación de un largo y exitoso proyecto, y se adentraba más en una serie de recuerdos que culminaban con otra celebración por un éxito similar.

A esa fiesta donde en medio de la despreocupación de todos, sus miradas se centraron en un instante, y donde precisamente esos labios se encontraron por primera vez iluminando todo a su alrededor así los demás no se dieran cuenta.

También navegó su imaginación en momentos previos y posteriores a ese instante. A charlas con su amigo Fernando, con música inusual y el sabor de un buen licor para amenizar la noche. Recordó precisamente las charlas futboleras, las charlas de la vida, aquellas que no se imponen ni se obligan, pero que enseñan tanto.

O a esas salidas donde mas que amigos, parecían una familia todos, en la frescura de la playa y la buena cerveza. A charlas interminables, a libros interminables, a películas interminables. Resumiendo, a momentos que serían interminables e inolvidables.

Ahora él se encontraba a cientos de kilómetros de ese punto, a pesar de la distancia, el olor del dulce que trajeron a la mesa minutos antes lo llevo a ese sitio, y por muy bueno que fuera el momento actual, su mente se escapó, como tanto le gustaba a otros momentos, y entonces en ambos ambientes, y como antes, sonrió.

Y si, tal vez ahora había años luz de distancia, y muchos nuevos caminos, pero siempre se podría recordar ese instante y ese roce de labios para volver a ser feliz.

-----------------------------------------------------

Realmente el escrito anterior era solo una excusa para esta canción. Perfectamente podría ser un complemento perfecto de Black.

I´ve used hammers made out of wood
I have played games with pieces and rules
I undeciphered tricks at the bar
but now you´re gone, I haven´t figured out why
I´ve come up with riddles and jokes about war
I´ve figured out numbers and what they´re for
I´ve understood feelings and I´ve understood words
but how could you be taken away?





Suerte es que les digo...

jueves, 23 de abril de 2015

La maquina del tiempo

Pareciera que fue ayer cuando veía a mi hermano o a mi mamá sentarse en la sala de la vieja casa materna de Ibagué a escuchar música, o a disfrutar un viejo disco acetato de tiempos pasados, de sus tiempos a decir verdad, y de disfrutar los acordes de boleros o canciones románticas de la época.

Pareciera que fuera ayer cuando yo veía esa escena y no entendía como se podían enfrascar en música así de vieja, que no le encontraba gusto, hasta algo de desprecio si me lo preguntan.

Pues bueno, me encuentro buscando un tornamesa, buscando acetatos, y principalmente en una etapa de la vida donde el mejor plan del mundo es sentarse, con buenos amigos, en un sitio relajado, con una cerveza o un trago de whisky, y disfrutar de la música.

Hasta ahí no hay nada ligeramente anormal, la vaina es que ese plan incluye es sentarse y disfrutar música de mi juventud (leyendo esto en voz alta mientras escribo, se me ha caído la caja de dientes), porque me quede en medio de los 90s y parte de los primeros años de la década pasada. La música actual divierte y todo, pero realmente no siento lo mismo que cuando suena un tema alternativo.

Y con los años uno entiende que no es solo la música, es que el ritmo se convierte en una maquina del tiempo, te hace sentir aromas, te lleva de nuevo a momentos en un comedor con un equipo de sonido al lado mientras grababas un cassette, a una charla con un buen amigo sobre la banda del momento o sobre los problemas de matemáticas que resolver.

Te llevan a momentos de estadio con algunos amigos, otros que no lo fueron pero que lo parecían, te llevan a primeros besos, incluso a últimos también, y todo sucede a la velocidad de la luz, en segundos donde dura la canción y sonries o lloras, pero definitivamente te transportas a otro momento.

Fue todo claro. Perdón la ignorancia, mamá...

--------

Creo que la musa me cambió el tema finalmente, se escribió mucho pero basicamente cosas que nunca verán la luz.

Mientras llega el tornamesa, disfrutemos de youtube.

Take time with a wounded hand, cause it likes to heal
Take time with a wounded hand, cause I like to steal
Take time with a wounded hand, cause it likes to heal
I like to steal...





Suerte es que les digo...

domingo, 22 de junio de 2014

Lluvia incesante

Una gota que cayó sobre su rostro fue lo que despertó a Eltharion de su estado de ensimismamiento. llevaba ya un rato viendo la inclemente lluvia que caía sobre el valle, y ahí se encontraba él, a la sombra de un árbol, mirando el agua, y sin embargo sus pensamientos se encontraban aún más allá.

Trataba de hallar el último momento de tranquilidad, no lo encontraba. Su cuerpo mostraba los signos de su reciente derrota en batalla. Su mirada mostraba su constante melancolía producto de su trasegar en medio del valle de una desolada y ahora derrumbada Ulthuan. Recordó a Zeuna, su infaltable amigo de los últimos días, y recordó la última vez que lo vio, inmóvil, rendido en batalla, y ya no fue la lluvia la que se derramó en su rostro, fue tal vez su propia lluvia interna.

Y no fue solo la ausencia de Zeuna, era todo a su alrededor lo que Eltharion sentía. Era el cielo gris, era la lluvia incesante, era Zeuna y era Nanion, era todo. La lluvia interna se convirtió en aguacero y Eltharion decidió que era mejor iniciar a caminar solo para hallar un sitió más tranquilo.

El dolor en su cuerpo lo hacía sentir vivo, sin embargo su grito en el valle retumbo una y otra vez, solo para mostrarle a Malekith que a pesar de todas sus trampas y emboscadas, acá seguía y que acabar con su espíritu requería mucho más que la magia negra mostrada hasta el momento. Solo que ahora tal vez era necesario que dejara de andar errante, que era necesario parar, tomarse un aire y definir una nueva estrategia.

Era tal vez momento de buscar la forma de regresar, no sabía la forma, pero tenía que hacerlo. Ulthuan necesitaba ante todo recuperar su gloria, y especialmente su paz y tranquilidad de otros años. Ahora sabía que eso podía requerir mucho tiempo, pero que era necesario hacerlo para derrotar finalmente el sino maléfico de Malekith.

Eltharion sencillamente recogió sus cosas, y en medio de la lluvia empezó su camino, una vez más, esta vez por el regreso y la batalla final. Ya estaba bueno de solo sentir la derrota, era momento de reagrupar sus fuerzas y su gente, y dar el todo por el todo, era el momento de iniciar el retorno.



Mucha catarsis por ahora, que siga la música.

... Hoy que claro ve las cosas,
que ayer no vio, ni va a exigir
sobre su pena se posa
quiere entender para seguir

Llega la batalla
y contra él estalla
algún dia va a escampar
y como sale de esta
quiere la respuesta
sabe que no es escapar...



Suerte es que les digo